22 agosto 2009

Reflexiones sobre la envidia

La envidia es una declaración de inferioridad.
Napoleón Bonaparte

Cuenta una fábula que en cierta ocasión, una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía muy rápido y llena de miedo de la feroz depredadora, pero la serpiente no pensaba desistir en su intento de alcanzarla.
La luciérnaga pudo huir durante el primer día, pero la serpiente no desistía, dos días y nada, al tercer día ya sin fuerzas, la luciérnaga detuvo su agitado vuelo y le dijo a la serpiente:

-¿Puedo hacerte tres preguntas?
- No acostumbro conceder deseos a nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar, respondió la serpiente.
- Entonces dime:
- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?
- ¡No!, contestó la serpiente.
- ¿Yo te hice algún mal? - ¡No!
- Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?
- ¡Porque no soporto verte brillar!, fue la última respuesta de la serpiente.

Muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos:

-¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?

Sencillo... porque hay alguna gente que no soporta verte brillar.

La persona envidiosa no suele reconocer su envidia. Se resiste a hacerlo y no hay nada que mas le hiera y descalifique que intentar hacerle ver que la tiene. Hay que tener en cuenta que detrás de la envidia se halla:
-Un sentimiento de inferioridad e inseguridad.
-Una incapacidad de reconocer las limitaciones personales, asociándolas a signos de debilidad.
-Una negación total de que la infelicidad no se debe a lo que no se tiene, sino a la falta de aprecio de lo que sí se posee.
-Una falta de compromiso y responsabilidad con la propia vida. Pendiente de la vida de otros, no se asume la propia.

Según cuenta Enrique Rojas, psicólogo y psiquiatra, es difícil descubrir al envidioso pues a veces se esconde a través de una apariencia amable, acogedora y simpática y otras se camufla en conductas de excesivo respeto, o excesiva admiración, el envidioso se "alegra de los fracasos ajenos", "sufre con los éxitos ajenos", pero desaprovecha tanta energía que no es capaz de alcanzar sus propios objetivos.
Considera que los demás consiguen las cosas con facilidad y sin esfuerzo, no es una persona generosa, si triunfa nunca se siente satisfecho, este sentimiento es muy perjudicial para quien lo siente y "muy peligroso para la persona envidiada".

Carlos Ruiz Safón en su libro “El juego del ángel”, la describe así: La envidia es la religión de los mediocres. Los reconforta, responde a las inquietudes que los roen por dentro y, en último término, les pudre el alma y les permite justificar su mezquindad y su codicia hasta creer que son virtudes y que las puertas del cielo sólo se abrirán para los infelices como ellos, que pasan por la vida sin dejar más huella que sus traperos intentos de hacer de menos a los demás y de excluir, y a ser posible destruir, a quienes, por el mero hecho de existir y de ser quienes son, ponen en evidencia su pobreza de espíritu, mente y redaños. Bienaventurado aquel al que ladran los cretinos, porque su alma nunca les pertenecerá.

Frases sobre la envidia:
La envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual.
Miguel De Unamuno
Perdona siempre a tus enemigos...nada les molesta más.
Oscar Wilde
Cuando aparece un gran genio en el mundo, se puede reconocer por esta señal: todos los mentecatos se confabulan contra él.
Jonathan Swift
La envidia en los hombres muestra cuán desdichados se sienten, y su constante atención a lo que hacen o dejan de hacer los demás, muestra cuánto se aburren.
Arthur Schopenhauer
Cuando te hiera la lengua de la calumnia, consuélate diciendo que no son los peores frutos los que pican las avispas.
Cicerón
El silencio del envidioso está lleno de ruidos.
Khalil Gibran
Los grandes proyectos los sueñan los locos geniales, los ejecutan los luchadores tenaces, los disfrutan los felices mortales y los critican los eternos inútiles.

Y finalmente, una hermosa reflexión de "acosadavilmen39" en su página web: "La envidia es uno de los peores sentimientos que podemos tener. El hecho de que envidien tus logros, tu éxito, etc., ¡que envidien verte brillar! te va a afectar en más de una ocasión, pero cuando esto pase, ¡no dejes de brillar!, continúa siendo tú mismo(a), sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran...¡sigue brillando y no podrán tocarte!, porque tu luz seguirá intacta, porque siempre habrá quien te apoye, porque tu huella permanecerá, porque el recuerdo de lo que fuiste e hiciste quedará, pase lo que pase."

Karma - Águila blanca

17 comentarios:

  1. Conocí tu bloh hoy y me ha encantado.

    Me uní a tus seguidores.

    Si gustas pasa por mi blog a traer imágenes para adornar tus escritos.

    www.picaysabe.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Detrás de mucha gente que se dedica a criticar y a juzgar a los demás lo que se esconde es envidia.
    Es genial la frase de Oscar Wilde.

    ResponderEliminar
  3. Gracias José Luis por unirte a seguir mi blog. Me alegro que te guste. Yo me he unido al tuyo en el que he encontrado unas fotos verdaderamente hermosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Anda!! día de descubrimientos hoy!! De un blog a otro.. me encanta!!

    Tienes razón, ya dice un refrán popular "si la envidia fuera tiña...". Si cada uno se ocupara de lo suyo y dejara a los demás en paz, cuánta energía ahorraríamos!!

    Volveré!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Mónica, te espero.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena esta reflexión de la envidia.

    Difiero en que los envidiosos se esconden en muchas personalidades...no. Es la misma personalidad disfrazada en personas diferentes.

    Cuando uno ha sido víctima de la envidia más cruel, aquella que alguna vez te obligó a dejar de brillar...generalmente ese uno ha aprendido que ni siquiera el envidioso es capaz de negar tu luz propia...si uno cree en si mismo.

    Y cuando eso pasa...ese uno deja de ser una víctima de esa clase de envidiosos, para pasar a ser de los que se ríen de ellos....porque los ves venir al tajo.

    Y sinceramente...SON PATÉTICOS.

    Y jamás pueden volver a dañarte...JAMÁS.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. He intención de publicar algo como esto en mi página web y me dio una idea. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. lo que yo queria, gracias

    ResponderEliminar
  9. Muy buen puesto. Me tropecé con su blog y quería decir que he disfrutado mucho navegando por tu blog. En cualquier caso, voy a ser la suscripción a tu feed, y espero que escribir de nuevo pronto!

    ResponderEliminar
  10. HERMOSA REFLEXION ME AYUDO MUCHO A DALE ANIMO A MI HIJO QUIEN POR TODOS SUS LOGROS Y EN TAN POCA EDAD ES VICTIMA DE LA ENVIDIA DE UNA PERSONA ADULTA Y ESTAS MOTIVACIONES AYUDAN PARA NO DESMOTIVARCE Y DARNOS CUENTA DE QUE DETRAS DE ESE MAL SENTIMIENTO DE LA ENVIDIA SE ESCONDE UN SENTIMIENTO DE ADMIRACIÓN GRACIAS

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Muy bonito el mensaje que da puesto que no enseña y nos hace ahora si que reflexionar sobre las personas envidiosas vaya que puede allegar a tenerte envidia una persona muy importante para ti que no te lo esperabas e inclusive de un amigo etc que se disfrazan como un admirador en fin me pareció muy interesante esta reflexión Gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  15. Excelente, esto es justo lo que necesitaba leer el día de hoy...

    ResponderEliminar
  16. Muy buena página la estoy leyendo con mi novio hoy me desfiguraron la cara,por envidia dicen que me van a cortar la cara,porque no soportan verme hice la denuncia correspondiente,pero siguen molestando sin motivo alguno solo diciendo que me tienen bronca

    ResponderEliminar

Pensamientos Osho